No permitas que El Mounstro de 4 cabezas se coma tu relación

Dr. Ángel Rivera /Psicólogo Clínico

Este escrito brevemente examinara como tenemos que darle atención a los hábitos destructivos dentro del matrimonio o relación de pareja.  Le llamo el MOUNSTRO DE 4 CABEZAS a los hábitos destructivos o sea los  juicios irrespetuosos, los arranques de ira, las costumbres irritantes y las conductas molestas.  Por alguna razón hay más mujeres que encuentran a sus esposos irritantes que maridos que consideran a sus esposas fastidiosas.   Sabemos que hay mujeres “terribles” pero los hombres tenemos el premio históricamente ya que le abrimos consciente o inconscientemente  la puerta  a este temible mounstro.
Este mounstro tiene 4 cabezas con sus respectivos nombres.

Tensión- es el nombre de la primera cabeza de este mounstro.  El detalle es que los hábitos destructivos crean tensión aunque tus intensiones sean buenas.   Digamos que tu pareja tiene un comportamiento que te irrita, puede ser que actúes abiertamente triste o enojada; esto tensa la relación.  Los hábitos irritantes y las conductas molestas afectan la relación de una forma muy parecida o otros comportamientos negativos como la infidelidad.
Mata Amor- es casi imposible sentir amor tierno por alguien que te critica o muestra desaprobación con tu conducta.  Una vez estas cosas se expresan con palabras los sentimientos de amor comienzan a desaparecer.  En la mujer resulta difícil tener intimidad con un esposo que la ha criticado durante todo el día.  En el hombre es muy difícil que ame locamente a una mujer que se queja por todo.  Una pareja no puede darse el lujo de provocar el odio de su otra parte.  La critica pisotea también los sentimientos tiernos por eso cada vez que criticas pones en peligro tu relación sentimental.

Defensividad- el contraataque es la primera reacción cuando una persona lo que recibe es censura y falta de aceptación.  El mounstro de 4 cabezas tiene tantos hábitos destructivos que es casi imposible convivir con él.  El detalle es que esto afecta nuestra autoestima y despierta mucho resentimiento.  La reacción defensiva muchas veces ante tantas cosas negativas por parte de la pareja es que te vuelves tacaña, porfiada, vaga, poco cooperadora, poco amante, callado, retraída, hostil o deprimida.  Esto agrava el panorama matrimonial por eso es tan difícil vencer este mounstro, cuando entra ; quiere arrasar con todo dentro de tu relación.

Estancamiento-  Los hábitos destructivos no producen cambios, creando un estancamiento en la relación.  Es muy negativo tener hábitos que dañen la relación como “pensar solamente en ti”, “no tener detalles”, “mentir todo el tiempo”.   La lista puede ser interminable.  No se puede mover positivamente una relación  en la cual una de las partes se ha refugiado en hábitos tan desagradables.  El resultado es un estancamiento que la mayoría de las veces termina en divorcio.  Es como si la relación se volviera pesada, tan pesada que decides mejor no hacer nada.
Te motivo para que identifiques las cuatro cabezas de este mounstro.  No permitas que entre a tu relación.   Dando el máximo y evaluando siempre tu comportamiento podrás librarte de sus poderosas garras.   Recuerda todo lo que no le haga bien a la relación,,,,,, sencillo,,,,, debes cambiarlo.